BOTOX®

 

La toxina botulínica tipo A es una proteína purificada que bloquea temporalmente la acetilcolina, una sustancia química transmisora de impulsos eléctricos nerviosos,  que permite la contracción muscular.   BOTOX® es uno de los nombres comerciales más conocidos de esta toxina.

 

Se aplica mediante micro inyecciones intramusculares, para disminuir generalmente líneas de expresión y arrugas de intensidad leve a moderada, teniendo en cuenta que los resultados varían en cada caso en particular

 

 

Los efectos perduran entre 4 y 5 meses aproximadamente, sin embargo podrá ser un poco mas o menos, dependiendo de la dinámica muscular de cada paciente.

 

Contraindicaciones

 

  • Embarazo y lactancia
  • Tratamiento anticoagulante
  • Enfermedades autoinmunes
  • Alergia a la albúmina (al huevo)
  • Infección activa en la zona de aplicación
  • Enfermedades de base descompensadas
  • Miastenia gravis y otras enfermedades neuromusculares

No se recomienda aplicar conjuntamente con antibióticos y relajantes musculares, ya que el efecto puede ser potenciado por los mismos.

 

Hiperhidrosis y BOTOX® 

 

La hiperhidrosis primaria es un trastorno del sistema nervioso autonómico que se caracteriza por la sudoración excesiva. Afecta palmas de las manos, axilas, pies o la cara, zonas en donde existe mayor cantidad de glándulas sudoríparas, pudiendo representar molestias de tipo social para quienes la padecen.

 

 

 

BOTOX® puede controlar el exceso de actividad de las glándulas sudoríparas temporalmente, reduciendo significativamente la transpiración en la zona tratada.

Otras indicaciones de tratamiento:

  • Bruxismo
  • Sonrisa gingival